Definición de envase

1277341747511-w.jpg

Envases de vidrios 

Envase: Es todo recipiente o soporte que contiene o guarda un producto, protege la mercancía, facilita su transporte, ayuda a distinguirla de otros artículos y presenta el producto para su venta. Es cualquier recipiente, lata, caja o envoltura propia para contener algún materia o artículo.

Una de las principales funciones del envase es la de conservar el producto. En este sentido, las características de un buen envase son las siguientes.

  • Posibilidad de contener el producto.
  • Permitir su identificación.
  • Capacidad de proteger el producto.
  • Adecuado a las necesidades del consumidor en términos de tamaño, ergonomía y calidad.
  • Ajuste a las unidades de carga, y distribución del producto.
  • Fácil adaptación a las líneas de envasado y fabricación del producto.
  • Cumplimiento de las legislaciones vigentes.
  • Precio adecuado a la oferta comercial.
  • Resistente a las manipulaciones, transporte y distribución comercial.

Envasado: es el procedimiento por el cual una mercadería se envasa o empaqueta para su transporte y venta. Comprende tanto la producción del envase como la envoltura para un producto.

Empaque: Incluye las actividades de diseñar y construir el recipiente o la envoltura para un producto. Su objetivo primordial es de proteger el producto, el envase o ambos y ser promotor del artículo dentro del canal de distribución.

Embalaje: Son todos los materiales, procedimientos y métodos, que sirven para acondicionar, presentar, manipular, almacenar, conservar y transportar la mercancía.  El embalaje debe cumplir tres requisitos: ser resistente, proteger y conservar el producto. (Impermeabilidad, adherencia e higiene) y demostrarlo para promover las ventas. Además debe informar sobre sus condiciones de manejo, requisitos legales, y composición ingredientes.

En esta parte se dan a conocer requisitos que deben cumplir los envases/embalajes para el manejo y transporte en condiciones normales de las mercancías peligrosas. La aprobación de los embalajes/envases se realizará mediante ensayos que aseguren los niveles de seguridad deseados.

Para su manejo y transporte las mercancías peligrosas se embalarán/envasarán en envases/embalajes de buena calidad, construidos y sellados de tal forma que prevengan cualquier posibilidad de derrame o fuga que se presente bajo condiciones normales de transporte, por cambios de temperatura, presión o humedad, a causa de cambios climáticos o geográficos. La parte externa de los embalajes/envases no debe quedar contaminada con materiales peligrosos, estas condiciones se aplican para embalajes nuevos como para embalajes reutilizados.

Los términos y definiciones aplicables a los diferentes tipos de embalaje/envase se encuentran estipulados en las Normas Técnicas de mercancías peligrosas”.

Marcado: El marcado indica que el embalaje que lo lleva corresponde a un prototipo ensayado con éxito y que cumple con los requisitos establecidos en la Norma Técnica correspondiente y que están relacionados con la fabricación, pero no con el empleo del embalaje/envase. Por lo tanto, la marca no confirma necesariamente que el embalaje pueda ser empleado para alguna sustancia  en particular.

Se espera que el marcado sea de ayuda a los fabricantes, Re acondicionadores y usuarios de los embalajes, transportadores, remitentes, destinatarios y autoridades competentes. En relación con el empleo de un nuevo embalaje, la marca original le sirve al fabricante para identificar el tipo e indicarle que se han cumplido los ensayos.

El marcado no siempre proporciona detalles completos de los niveles de ensayo y éstos pueden necesitarse para ser tenidos posteriormente en cuenta, por ejemplo mediante un certificado de homologación, registro o informes de los ensayos de embalajes ensayados con éxito.

Las marcas de especificación deben estar estampadas, impresas o marcadas de alguna otra forma sobre el embalaje para garantizar una adecuada permanencia y un contraste para que sean fácilmente visibles y comprensibles.

1277341773404-Sin_dejpg.jpg

Los embalajes no requieren marcas.

Embalajes/envases de recuperación

Estos embalajes  se utilizan para recuperar material peligroso de un envase o embalaje que haya sufrido deterioro y no este apto para el transporte. La identificación de este tipo de embalajes se caracteriza por llevar la letra “T” adicional al tipo de embalaje en la codificación original, la demás información es idéntica a la de un embalaje/envase nuevo.

 Embalajes/envases reacondicionados y reconstruidos

Son aquellos que una vez usados pueden ser reacondicionados para efectuar un nuevo transporte de mercancías peligrosas. El marcado de este tipo de embalajes lleva adicionalmente a la información básica los siguientes datos: 

  •  Identificación del país donde se realizó el reacondicionamiento.
  •  Seguido  del nombre o símbolo autorizado por el  re acondicionador.
  •  Luego el año del reacondicionamiento seguido de la letra R y en los embalajes/envases que hayan superado la prueba de estanqueidad (ver numeral 4.4 Norma Técnica Colombiana 4702-1/9 Embalajes y envases para transporte de mercancías peligrosas), la letra adicional L.
  •  En el cuadro 6 se muestran ejemplos para el marcado de embalajes/envases reacondicionados.

Las empresas muestran cómo han mejorado el diseño y los materiales de los envases para reducir su impacto ambiental.

Cualquier pasado fue mejor. Este tópico no sirve desde luego para los envases, ya que han mejorado sensiblemente en los últimos años: han reducido su peso y su superficie impresa, son reutilizables y reciclables, y utilizan materiales recuperados o reciclados. Gracias a estas medidas de prevención, se ha logrado un gran ahorro de materias primas y energía, y en definitiva, una reducción de su impacto ambiental. No obstante, los consumidores tienen que asumir las famosas tres erres al completo, y no sólo reciclar los envases, sino también, y en primer lugar, reducir su uso y reutilizarlos.

Puede que no nos percatemos de ello, pero por ejemplo, los envases son ahora más ligeros que hace no mucho tiempo. Una botella de plástico para agua ha disminuido un 35% su peso en las últimas décadas, y las latas de refresco son ahora un 16% menos pesadas que hace una década, según datos de ecoembes, la sociedad sin ánimo de lucro que gestiona la recogida selectiva, recuperación y reciclaje de los envases ligeros (de plástico, latas y briks) y los de cartón y papel.

 

Además de los materiales, el diseño también ha sido determinante en la optimización de los envases. Los ejemplos son muy diversos: las botellas de base cuadrada se agrupan mejor que las circulares, lo que permite un mejor aprovechamiento de la caja que las transporta; las que tienen un mayor diámetro en su mitad inferior permiten reducir el tamaño del cartón que las agrupa; las formas sinuosas en una botella acogen el mismo volumen que una con formas rectas, pero con un peso menor, además de que se puede reducir ligeramente el tamaño de sus etiquetas; las cajas auto montables no requieren de precinto plástico para su sellado; las botellas de plástico compactables permiten, una vez utilizadas, reducir su tamaño para que ocupen menos en el contenedor y sea más sencillo su reciclado; etc.

 

Asimismo, el rediseño puede permitir la eliminación de elementos superfluos. Por ejemplo, se puede dejar de producir dobles tapones, tapas, envoltorios, etc. Y la utilización de envases de mayor capacidad con aprovechamiento del espacio óptimo permite transportar más unidades de producto.

Otro elemento importante ha sido la sustitución de materiales de un solo uso por otros reutilizables y reciclables. Así, las cajas pueden ser elaboradas con cartón reciclado, o bien con plástico resistente para que puedan ser aprovechadas muchas veces. Los palés que agrupan los productos también se pueden fabricar con materiales que permitan su reutilización.

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar